Amastigotes de Leishmania en macrófagos celulares. Fotogtafía: Raquel Beltrá


La leishmaniosis o la también llamada enfermedad del mosquito, es una enfermedad parasitaria transmitida por la picadura de un mosquito, el flebotomo. Cualquier perro es susceptible de infectarse. El corredor del henares es una zona de alto riesgo dado que el mosquito tiene preferencia por las zonas húmedas y templadas, siendo las zonas cercanas a los ríos y lagunas focos de crecimiento de estos insectos.

¿El mosquito está presente todo el año?

Los flebotomos generalmente están presentes entre Mayo y Octubre, pero debido al cambio climático, esté patrón está cambiando, con lo que se sabe que puede haber actividad del mosquito desde finales de Febrero hasta finales de Diciembre.

¿Cuándo es más probable que pique?

La actividad del flebotomo aumenta desde la puesta de sol hasta el amanecer, con lo que es más probable que las picaduras se realicen en esta franja horaria. Los perros que viven en el exterior, están más expuestos a la picadura cuando duermen. Pican los adultos (hembras) para alimentarse y poner huevos. Hay razas predispuestas como puede ser el bóxer, cocker, rottweiler, Pastor alemán. El podenco ibicenco y sus mestizos, parece ser que es algo más resistentes al parásito, pero eso no la exime de poder padecerla.

¿Mi perro puede estar infestado? Síntomas que pueden ser susceptibles de la Leishmaniosis.

Es una enfermedad variable en cuanto a síntomas, por esta razón son muy importante las medidas preventivas para evitar que la tengan. En cuanto a las manifestaciones clínicas depende de la respuesta inmune del animal.

Los síntomas más frecuentes, adelgazamiento, apatía, cojeras alternantes, cambio en el brillo y calidad del pelo, caspa, heridas en la nariz, uñas que crecen demasiado, heridas en la punta de las orejas, lesiones y falta de pelo en los párpados y heridas que no curan. Además, podemos observar signos sistémicos como: diarreas, aumento del consumo de agua y en la producción de orina entre otros.

Bóxer con Leishmaniosis. Fotografía: Patricia López

¿Cómo puedo prevenirla?

Actualmente podemos hacer varios tipos de acciones: la primera, reforzando el sistema inmune del perro frente al parásito (mediante vacunas, jarabe) y la lucha contra el mosquito con la aplicación de antiparasitarios externos validados frente al flebótomo.

Además, como medidas en el hogar, podemos combatir la exposición del perro al mosquito instalando agentes físicos (mosquiteras) y evitando las salidas en horas crepusculares y que duerman en casa.

Evitar el contacto con el mosquito y su picadura es fundamental en esta enfermedad.

Quiero saber si mi perro tiene leishmania, ¿Qué puedo hacer?

Perro con problemas dermatológicos debido a Leishmania. Fotografía: Patricia López

Hay varios métodos diagnósticos para la detección del parásito, el más habitual se hace mediante una extracción de sangre y un test rápido.

¿La leishmania puede afectar a otros animales?¿Afecta también a las personas?

Se ha demostrado que los conejos son animales reservorio de la enfermedad, con lo que zonas en las que haya la presencia de estos animales, las medidas preventivas han de ser más rigurosas. Los gatos pueden padecer leishmaniosis aunque las manifestaciones clínicas no son tan severas.  

La leishmaniosis es una enfermedad zoonótica, es decir, que pueden sufrirla las personas. Es una enfermedad generalmente que aparece en personas inmunodeprimidas (pacientes con cáncer, enfermedad crónica, niños pequeños, ancianos, etc) y que en ningún caso se transmite de perros a humanos, necesitan siempre de un vector (mosquito) para contraerla.

Por ello, desde Vereda Nueva, insistimos en la importancia de prevenir y tratar la enfermedad en nuestros perros, porque así la prevenimos en los humanos. Si tienes dudas o quieres obtener más información no dudes en consultarnos.


Artículo escrito por Raquel Beltrá y Patricia López
Clínica Veterinaria Vereda Nueva

¡No dejes que le pique!