El lagrimeo en los ojos de los gatos es un problema muy común e importante que vemos en consulta día a día. Este problema es más frecuente en gatitos jóvenes con el sistema inmune comprometido.

La mayoría de los trastornos oculares en gatitos se producen por problemas altamente contagiosos, enfermedades graves que pueden ser víricas o bacterianas

¿Qué síntomas puedo detectar cuando los ojos de mi gato están enfermos?

  • Secreciones: Lagrimeo, legañas, etc
  • Opacidad: El ojo no está brillante
  • Cambio de color: Rojo, azul, negro, blanco, etc
  • Inflamación de la conjuntiva, hinchazón de los párpados, coloración rojiza, etc
  • Picor de la cara. Los gatos que se frotan en exceso con objetos, paredes, etc.
  • Guiño de ojos.
  • Diferencias del tamaño de las pupilas.

Las consecuencias de un ojo no tratado a tiempo pueden ser graves o muy graves, dado que muchas de estas enfermedades causan problemas sistémicos que pueden comprometer y acortar la vida de nuestras mascotas.

¿Qué NO debemos hacer?

Mitos que NO deben hacerse antes de ir a la consulta, ya que realizar estas prácticas pueden enmascarar problemas debido a que las secreciones pueden eliminarse con la limpieza. Es muy importante poder valorar el ojo sin ningún tipo de sustancia en él que altere el diagnóstico.

  • Lavar con suero
  • Poner manzanilla y/u otras sustancias usadas en medicina humana (colirios, pomadas, geles, gotas, etc)
  • Medicación sin previo diagnóstico y sin supervisión veterinaria

Dado que la mayoría de las patologías oculares son altamente contagiosas y son reflejo de enfermedades sistémicas graves, es importante tener aislados a los individuos infectados hasta saber cual es la causa que produce ese cuadro.

En gatos que viven en colectividades, la vacuna es el medio más eficaz para evitar síntomas y controlar la transmisión de estos problemas.

La mejor manera de prevenir estos problemas y evitar complicaciones, es realizar una visita temprana al veterinario para asegurarte que tu gato está sano.